LA HIDRATACIÓN EN EL DEPORTE

Por
en Consejos

images

La hidratación tiene una funcionalidad muy importante en relación con la práctica de la actividad física, ya que ayuda a transportar los nutrientes al músculo, a la refrigeración, a la eliminación de desechos metabólicos, a la lubrucación articular y a la absorción de nutrientes entre otros.

La deshidratación en personas que buscan un rendimiento deportivo puede repercutir en no conseguir los objetivos y puede además conducir a unos indicadores de deshidratación del organismo que son importantes: sed, fatiga, cansancio, taquicardia, calambres musculares, debilidad, vómitos…

Para obtener una buena hidratación antes, durante y después del ejercicio, la principal bebida es el agua. Si deseamos una hidratación más completa para conseguir un mayor rendimiento a la hora de la práctica de nuestra actividad física, es importante el uso de bebidas isotónicas o de reposición.

Como recomendación general para mantenernos hidratados, sugerimos beber 500ml de agua 2 horas antes del ejercicio, 200ml cada 15 o 20 minutos de actividad y 500ml tras el ejercicio, aunque estas cantidades pueden variar.

Entradas Rencientes